fbpx

shutterstock_67484833-300x200 Comer frente al televisor es un mal hábito que fomenta el sobrepeso y la obesidad, ya que en principio, es una actividad completamente sedentaria que no permite que nos ejercitemos y por lo tanto evita la quema de calorías; segundo, las emociones placenteras que nos produce ver un programa de televisión se conectan con el acto de comer y ésto provoca que llevemos a cabo un mayor ingesta de comida que la que normalmente haríamos pues nos sentimos felices en ésos momentos. Y por último, el tipo de comida que se prefiere para comer frente al televisor no es una comida balanceada y nutritiva propiamente, sino todo lo contrario, es la comida rápida, aquella que es fácil de comer y la que está disponible en el refrigerador o la alacena como sncks salados, pizzas, embutidos, quesos, hamburguesas, palomitas, tacos, tortas, frituras, galletas, chocolates, pasteles, etc, y claro acompañada de refrescos y cervezas. Tener un estilo de vida saludable implica romper con los malos hábitos que no nos perjudican.

Tu compañera de éxitos,

.

Pin It on Pinterest

Share This

Descarga gratis la Guía - "Delgada y En Forma Después de los 40”