fbpx

admin-ajax (3) Alguna vez has pensado que…

Estar delgada es sinónimo de ser atractiva, las personas gordas no se cuidan, las personas delgadas se matan de hambre, para estar delgado hay que estar muchas horas cada día en el gimnasio, el sobrepeso es provocado por un desbalance hormonal o por una enfermedad, estoy tan gorda que es imposible bajar de peso, tener un peso normal es un sacrificio, las personas me rechazan porque estoy gorda, no tengo pareja porque estoy gorda, no consigo trabajo porque las gorditas no somos aceptadas, la gordura viene con cada año que soy mayor, mis hijos me han dejado muchos kilos encima, no tengo tiempo de preocuparme por mi, etc.

Existen miles de creencias en relación al peso, algunas nos hacen sentir bien y nos ayudan a alcanzar nuestros objetivos de una manera natural y sin estrés y otras no son ecológicas para nosotros ni para nuestro entorno como pudimos ver en los ejemplos que mencionamos. Lo cierto es que no es fácil bajar de peso cuando se tiene en contra un pensamiento negativo que taladra nuestro cerebro continuamente por lo que es necesario trabajar en las creencias que nos sabotean, para ello es importante es que escribas en un papel todo lo que crees en relación a tu peso y si encuentras que algo no te está ayudando a estar y sentirte bien, es recomendable que cambies esa creencia por otra que sea más productiva y libre de estrés como por ejemplo: yo decido lo que como y en qué cantidad, nadie me influye, es fácil bajar de peso con una buena estrategia, no existen alimentos irresistibles, yo decido no comerlos, los alimentos me ayudan a estar saludable y llena de energía, no necesito de ningún método externo o artificial para bajar de peso, haciendo pequeños y constantes cambios en mi alimentación y ejercicio voy a conseguir el resultado que quiero, no hay alimentos buenos ni malos, solo cantidades inadecuadas, dejar de comer lo que no me conviene no es un sacrificio, no como para sentirme bien en este momento, sino me alimento para estar saludable a lo largo de mi vida, no soy mi peso soy mucho más que eso, tener sobrepeso no me hace menos atractiva ni menos inteligente, por poner algunos ejemplos.

Analiza la forma en la que estas pensando respecto de tu peso y lo que te dices a ti misma y si no te gusta o te hace sentir mal, haz los ajustes necesarios para tener los resultados que necesitas. Créeme que estando triste, deprimida o enojada contigo misma sería una batalla perdida contra el sobrepeso, recuerda que nuestras emociones y pensamientos determinan lo que somos y en consecuencia lo que hacemos.

Tu compañera de éxitos,

.

Pin It on Pinterest

Share This

Descarga gratis la Guía - "Delgada y En Forma Después de los 40”