fbpx

shutterstock_46576900-198x300Misión: Cambio de hábitos.

Programa de acompañamiento.

¿Estamos listos para cambiar nuestros hábitos y gozar de mejor salud?

Semana 5. Cantidades adecuadas de  lácteos (leche y yogurt).

En este punto del programa hemos hecho los siguientes cambios:

–       Semana 1 y 2. Incrementamos la cantidad de fruta y verdura. Esto ayuda tu digestión, se acaba el estreñimiento. Tu piel brilla y se mantiene tersa e hidratada. Te sientes con mucha más energía vital, tu aliento tiene un aroma fresco y tienes las defensas en mejor estado. Tus comidas son voluminosas llenas de color y variedad.

–       Semana 3. También ajustamos la cantidad de cereal. Este cambio te ayuda a disminuir la cantidad de carbohidratos que probablemente era excesiva. Además, ahora incluyes más cereales integrales lo cual te ayuda a sentirte saciado y te da energía poco a poco por lo que sientes mucho menos antojo de cosas dulces y tienes menos hambre.

–       Semana 4. Carne en porciones adecuadas. Te sientes más ligero(a) y ayudas a tu cuerpo a no desgastarse por el exceso de proteínas.

–       Semana 5. Ahora haremos también un ajuste en la cantidad de lácteos. Ahora incluirás cantidades adecuadas de calcio. La leche y el yogurt también aportan proteína que complementará tu alimentación.

 La leche y el yogurt son fuentes importantes de calcio. Si no te gusta la leche incluye yogurt. El yogurt tiene beneficios adicionales pues tiene probióticos, bacterias benéficas que estimulan tu sistema inmune y fortalecen tu intestino, es más fácil de digerir y es un alimento muy saludable. Si por alguna razón no incluyes ni leche ni yogurt, sustitúyelos por leche de soya (revisa que tenga calcio adicionado) o aumenta la cantidad de queso para que tus huesos estén fuertes. También puedes agregar vegetales con calcio: los de color verde obscuro como espinacas, acelgas, brócoli, así como calabaza, chícharos, coles de bruselas y champiñones. Los frijoles también contienen calcio no importa el tipo.

Semana 5. Semana de ajuste de lácteos.

En este punto de nuestro Programa de acompañamiento, aprendimos a balancear nuestra alimentación con adecuadas cantidades de fruta, verdura, cereales y carne.

Estamos comenzando la 5a fase, de lácteos.

Recomendación clave.

“Esta semana comeré:

Mujeres y hombres: 2-3 vasos de 250 ml de leche descremada o yogurt bajo en grasas al día. Además de mantener el hábito de comer frutas, verduras, cereales y carnes en cantidades adecuadas.

 Probablemente en este punto sientas que ya son muchos detalles. A continuación un esquema de cómo organizar los alimentos en un día. Colócate sobre la tabla y haz click para ampliar.

Agua simple.

Lleva tu botella de agua contigo y asegúrate que al llegar la noche ya te hayas terminado tu agua. Al principio con que cumplas con esa botella será un buen logro. Luego puedes ir aumentando la cantidad hasta llegar a 1.5 o 2 litros al día.

En esta fase del Programa de acompañamiento estarás aproximándote al balance nutricional. Notarás mejorías en tu energía vital, digestión y estado de ánimo. ¡Por supuesto en tu peso también! Así es como debemos comer cada día, pero variando los alimentos. Como regla: siempre incluye algo de verdura en tus comidas. Siempre incluye fruta en tu desayuno, almuerzo y por la tarde o la noche. Al aumentar las verduras, disminuirán los cereales y la carne a porciones más pequeñas y adecuadas. Recuerda consumir lácteos por lo menos en la mañana y la noche. Si haces esto, tu alimentación estará muy equilibrada y te sentirás excelentemente. Tu peso cambiará también sin sentirte privado(a).

No hay prisa. Se trata de cristalizar estos hábitos no de correr tras una meta absurda.

¡Feliz semana saludable!

Tu compañera de éxitos,

.

Pin It on Pinterest

Share This