fbpx

shutterstock_10307254-300x250 Semana 1

Misión: Cambio de hábitos.

Programa de acompañamiento.

¿Estamos listos para cambiar nuestros hábitos y gozar de mejor salud? 

No hay nada como un buen comienzo. Aunque muchos de nosotros ya sabemos qué tipo de alimentos son más saludables, a veces necesitamos una motivación o un sistema más ordenado para hacer cambios. Si estás listo para ampliar tu repertorio de alimentos, toma nota.

 Esta semana es la primera en nuestro camino a nuevos hábitos. Recuerda tener tu material de apoyo listo (tu “cuaderno de salud y bienestar”, listas de compra, recipientes para comida (tuppers), ropa y calzado para sentirte inspirado a hacer ejercicio, etc.).

Condiciones:

  1. Los resultados dependen de ti. Nosotros te damos la información, pero quien logra integrar las recomendaciones eres tú. No hay excusas, los cambios de hábitos se logran repitiendo una conducta hasta que sea natural en ti y tú eres el único responsable de lo que comes.
  2. Este programa trata de cambios semanales por medio de una recomendación clave. Si fue fácil para ti incorporar la recomendación y mantenerla, puedes continuar a la semana 2. Si te costó trabajo y no se cubrió el objetivo, te sugerimos que repitas la semana hasta que el hábito ya sea tuyo. Una vez incorporado (a través de la repetición), puedes continuar hacia los siguientes cambios. Recuerda que esto es pasito a pasito, si queremos correr un maratón de una sola vez, seguramente no lo lograremos, pero si nuestros objetivos son precisos, claros, realistas y medibles, entonces será satisfactorio.

Semana 1. Semana de la fruta.

Esta primera semana del programa comerás como siempre. Sí, como siempre. No estás a dieta sino cambiando hábitos.

La única cosa diferente que harás es incrementar la cantidad de fruta que consumes.

Se ha visto que la mayor parte de la población no consume suficiente fruta. La fruta es deliciosa, nos aporta agua, fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes y fitoquímicos que nos protegen y nos hacen sentir bien, con energía, ligereza, mejoran la apariencia de la piel, nos ayudan a ir al baño todos los días sin esfuerzo y nos hacen estar saludables y libres de enfermedades, sobre todo en los meses fríos.

 

Recomendación clave:

“Esta semana comeré 4 raciones de fruta como mínimo al día”. Si quieres comer un poco más de esto, está bien, pero comprométete a comer las 4 raciones y mantener esta costumbre. Si eres hombre, tu mínimo serán 5 raciones al día. Tú única misión del día durante esta semana será cubrir tus raciones de fruta, y continuar con tu alimentación cotidiana. Distribúyelas a lo largo del día de forma que estén presentes en tu desayuno, al medio día, en la comida y la tarde. De preferencia cómelas antes de comer alimentos de otro tipo, sobre todo en la mañana y en la noche. Evita comerlas todas en un momento en forma de un gran cocktail o un jugo de 1 litro, mejor cómelas enteras y a lo largo del día. Para jugo, un vaso de 250 ml es suficiente y cuenta como 2 raciones.

Las puedes incluir en tus licuados con leche o con agua (sin azúcar), como postre, con yogurt, con limón y sal, congeladas. Todas cuentan, pero recuerda que entre más frescas y naturales mejor.

Haz una lista de las frutas que te gustan y que quieres incluir esta semana para hacer la compra por adelantado. Llévalas en tu recipiente portátil contigo y cómelas a lo largo del día.

En tu “cuaderno de salud y bienestar” cada noche escribe las frutas que comiste, y también anota los cambios positivos que ves en tu cuerpo, así como cualquier otra observación, receta o idea que se te ocurra. También escribe la cantidad de fruta que solías comer, te darás cuenta de que tal vez te excedes en jugos o no comes suficiente fruta. Todo esto deberás observarlo y hacerlo consciente.

Agua simple:

Lleva tu botella de agua contigo y asegúrate que al llegar la noche ya te hayas terminado tu agua. Al principio con que cumplas con esa botella será un buen logro. Luego puedes ir aumentando la cantidad hasta llegar a 1.5 o 2 litros al día.

¿Cuánto es una ración de fruta?

Una pieza de:

Manzana, pera, naranja, mandarina.

Una taza de:

Papaya, melón, sandía, piña, fresas, zarzamoras, frambuesas, uvas (1 racimo).

Las frutas que cuentan como 2 raciones:

Plátano, mango, toronja.

Jugo:

1 vaso de 250 ml cuenta como 2 raciones.

2 piezas cuentan como una ración:

Kiwi, guayaba, ciruela, higo, durazno

En cuanto a las pasas: 2 ½ cucharadas cuentan como una ración.

Ejemplo de 4 raciones de fruta en un día (junto con los demás alimentos que acostumbras):

  1. Desayuno: ½ plátano
  2. Al medio día: 1 racimo de uvas
  3. Comida: 1 manzana como postre
  4. Tarde: 2 guayabas

La semana que entra te daremos otro reto y deberás mantener este cambio que has incorporado en tu vida, sencillo ¿verdad? Enfócate en hacer estos pequeños cambios y en 6 semanas habrás cambiado sustancialmente tus hábitos alimenticios. Hasta pronto.

Tu compañera de éxitos,

.

Pin It on Pinterest

Share This

Descarga gratis la Guía - "Delgada y En Forma Después de los 40”