fbpx

shutterstock_935525832-300x218 Misión: Cambio de hábitos.

Programa de acompañamiento.

 Semana 6. Leguminosas y detalles finales.

Al comenzar esta fase, seguramente ya está bastante balanceada tu alimentación. Si has seguido las recomendaciones, ahora tienes la costumbre de comer coloridamente (frutas y verduras) y con alimentos altos en fibra. Ya no te excedes en comer carnes ni cereales, y recuerdas tomar leche o yogurt.

Para este momento lo ideal es que ya estés de alguna forma acostumbrado(a) a llevar contigo recipientes con comida si es que comes fuera de casa, y llevas contigo tu botella de agua para mantenerte hidratado. Tal vez llevas contigo un yogurt, fruta y alguna verdura picada para la tarde. Y si permaneces en casa los tienes al alcance.

Esta semana incluiremos leguminosas.

Incluyen frijoles, lentejas, garbanzos, habas, alubias, soya, etc.

Las leguminosas están entre los alimentos más nutritivos de todos. Son bajas en grasa, altas en fibra, tienen ácido fólico y otras vitaminas del complejo B. Son altas en potasio que protege el corazón y la presión arterial, son fuente de fibra y magnesio. Por si fuera poco, son altas en proteínas y pueden ser un excelente sustituto de carne si además se acompañan de algún cereal como arroz, maíz, trigo, etc.

Una taza de lentejas contiene 18 gramos de proteína, lo equivalente a 3 huevos o a 70 gr de carne y 15 gramos de fibra, más del 50% de la fibra que necesitamos en un día. Como ya intuirás, por ser tan altas en fibra lo que este alimento te dará es saciedad (además de todos los nutrientes ya mencionados).

Semana 6. Semana de leguminosas.

En este punto de nuestro Programa de acompañamiento, aprendimos a balancear nuestra alimentación con adecuadas cantidades de fruta, verdura, cereales, carne y lácteos.

Estamos comenzando la última fase, leguminosas.

Recomendación clave.

“Esta semana comeré:

Mujeres y hombres: ½ taza al día de leguminosas. Además de mantener el hábito de comer frutas, verduras, cereales y carnes en cantidades adecuadas y entre 2 y 3 vasos de leche o yogurt bajos en grasa al día.

shutterstock_716333682-300x199

Las leguminosas las puedes incluir en tus desayunos, por ejemplo en molletes, o un rico plato de frijol con jitomate, calabacitas y queso. En la comida en forma de sopas de lentejas, caldo de frijol, sopa de haba, sopas con garbanzo, como guarnición de frijoles acompañando a guisados. Si incluyes soya como sustituto de carne, cuenta tanto para carne como para leguminosa. No olvides comer estas deliciosas semillas al menos 3 veces por semana, pero si puedes, cómelas diario.

Programa de acompañamiento para el cambio de hábitos alimentarios

Agua simple.

Lleva tu botella de agua contigo y asegúrate que al llegar la noche ya te hayas terminado tu agua. Al principio con que cumplas con esa botella será un buen logro. Luego puedes ir aumentando la cantidad hasta llegar a 1.5 o 2 litros al día.

 Conclusiones.

El Programa de acompañamiento de cambio de hábitos es un esquema para ayudarnos a enfocar en un solo cambio por vez. Se trata de 6 semanas en las que irás haciendo pequeñas modificaciones en tu alimentación. Sería muy pretencioso garantizar que después de hacer este programa tu alimentación será totalmente nueva. Lo que este programa te enseña, es a hacerlo poco a poco y te acompaña durante el proceso. A algunas personas se les hará más sencillo que a otras dependiendo de sus hábitos anteriores, gustos, motivación y objetvos. Toma tiempo y muchas repeticiones para que un hábito cambie. Pero es cuestión de empezar.

¡Felicidades!  Si llegaste a esta fase seguramente has hecho varios cambios positivos en tu alimentación. No te preocupes si no es perfecta tu alimentación. Lo importante es que mantengas los cambios, que te acostumbres poco a poco y que sobre todo veas lo bien que te sientes.

Ahora que ya sabes cómo comer, revisa qué es lo que te costó más trabajo de incorporar y crea tus semanas de acuerdo a eso, trabajando en un solo hábito por vez. Puede ser que a ti te cuesta trabajo incorporar verduras, por lo que es bueno que busques recetas, platiques con amigos o familiares para nuevas ideas. Como tal vez lo has notado, muchas veces comer bien no significa comer menos o privarnos de cosas. Muchas veces el secreto está en incluir, rescatar y aumentar el consumo de verduras, frutas y leguminosas. Al comer estos maravillosos alimentos en buenas cantidades, nuestra dieta se balancea, bajan los cereales y la carne y de pronto hemos bajado kilos como beneficio adicional. Lo más importante es que tal vez ahora DISFRUTAS comer alimentos saludables. Si les tomas ese gusto, ya tienes la batalla ganada y tus hábitos serán saludables para toda la vida.

Como habrás notado, nuestro programa no te prohíbe ningún alimento, solo te pide que comas lo que está indicado para la semana y si quedas con apetito puedes comer lo que gustes. Seguramente lo que pasó en este sentido es que quedabas tan satisfecho con los alimentos que te indicamos que ya no pudiste llegar al postre o comer duces o golosinas despues de comer.

Esperamos que nuestro Programa de acompañamiento haya sido de beneficio para ti y tu familia y que te quede cada vez más claro cómo llevar tu alimentación de forma óptima. ¡Estamos contigo!

Tu compañera de éxitos,

.

Pin It on Pinterest

Share This

Descarga gratis la Guía - "Delgada y En Forma Después de los 40”