fbpx

Para conocer por qué las dietas no funcionan conozcamos primero a qué nos referimos con la palabra dieta. Dieta significa el conjunto de alimentos que una persona necesita ingerir todos los días para mantenerse bien nutrida y prevenir enfermedades, sin embargo la mayoría de las personas al oír hablar de esta palabra se remiten al concepto de “dieta de hambre o restrictiva” que se caracteriza por dejar de comer algunos grupos de alimentos y disminuir las calorías totales por debajo de lo que requiere su organismo.

Muchas mujeres se ponen a “dieta” como un método para bajar unos kilos de peso para que les quede el vestido o como una solución para tratar el sobrepeso o la obesidad, a pesar que hay muchas evidencias de que las dietas no funcionan a largo plazo. A continuación te comparto una lista de algunas de las muchas razones del por qué no es conveniente hacer  «dieta restrictiva«:

  1. Las dietas donde comes muy poco o te saltas comidas, vuelven lento al metabolismo, ya que el cuerpo entra en un estado de “ahorro de energía” ante la escasez de alimentos, y desde luego, lo poco que comes se almacena en forma de grasa.
  2. Las dietas de hambre pueden ser peligrosas si las llevas a largo plazo, ya que no están balanceadas con la cantidad y tipo de alimentos que tu cuerpo requiere. Por ejemplo, hay dietas donde se suprimen los carbohidratos, otras donde solo se permite comer frutas, otras donde  solo se comen alimentos de origen animal ricos en grasa y proteínas, etc.
  3. Las dietas por lo general no toman en cuenta los gustos y la cultura de las personas, por lo que producen hartazgo y monotonía, y al cabo de poco tiempo las personas terminan por abandonarlas.shutterstock_557011691-300x199
  4. Las dietas generan sentimientos de frustración al no encontrar resultados permanentes o duraderos, ya que cuando se suprimen, producen rebote o efecto yo-yo, recuperando el peso inicial o incluso aumentándolo.
  5. Las dietas restrictivas introducen el concepto de “alimentos prohibidos,” y como todo en la vida, es lo que más nos gusta, generando sentimientos de ansiedad por no poder comer lo que nos atrae.
  6. El cuerpo opone resistencia a un descenso brusco de peso, lo cual se le conoce como set point, por ello, en las primeras semanas de estar haciendo una dieta restrictiva, las personas bajan bruscamente de peso y luego se estancan, ya que el cuerpo pone un freno de mano para evitar seguir perdiendo peso, y la estrategia que muchos hacen en tal caso es dejar de comer todavía más, agravando la situación.
  7. Muchas personas que tienen exceso de peso, tienen una historia de múltiples dietas a lo largo de su vida. Esto es la mejor evidencia que las «dietas»no funcionan a largo plazo.
  8. Las dietas de hambre generan ansiedad por comer alimentos ricos en azúcares, ya que no contienen la cantidad de energía que el cuerpo requiere, y cuando pierdes la voluntad, vienen los famosos «atracones» de comida y los sentimientos de impotencia y frustración.

Lo anterior solo es una muestra del por qué no funcionan las dietas. Aquí lo más importante es orientarte para que elijas otro tipo de estrategias que sí funcionan a largo plazo y que con paciencia y dedicación, puedes llegar al peso deseado y a recuperar la salud o reducir los riesgos de padecer enfermedades relacionadas con el estilo de vida.

Cuando alguien me pregunta: ¿Tengo sobrepeso qué puedo hacer para bajar los kilos en exceso? Siempre le pregunto a esa persona ¿qué tan decidido estás a recuperar la forma física y qué es lo que estás dispuesto a hacer para volverlo real.

Definitivamente, como Health Coach, no soy partidaria de las dietas de hambre, ni cualquier otro método mágico para perder peso como pastillas, malteadas, tés, fajas, etc.

Lo primero para bajar de peso es estar completamente decidido a lograr el resultado. Segundo, es necesaria una buena información acerca de cómo funciona tu cuerpo, conocer los efectos de cada alimento que comemos y en consecuencia, tener mejores elecciones de alimentos, y finalmente estar dispuestos a cambiar nuestro estilo de vida para dejar de ser sedentarios y empezar poco a poco a ejercitarnos para conseguir una vida más saludable.

¡Recuerda decir no a las “dietas” de hambre y sí a un estilo de vida saludable!

shutterstock_73579990-300x200

Recuerda: Para perder peso se trata de cambiar tu enfoque hacia la comida. Ve primero por lo saludable y no te dejes tentar por la comodidad, los antojos o la influencia del ambiente.

Tu compañera de éxitos,

.

También te podría interesar leer:

Pin It on Pinterest

Share This