fbpx

¿Has estado batallando para crear hábitos alimentarios saludables?

¿Empiezas con mucho entusiasmo y en la primera semana pasa algo y te olvidas de tus intenciones?

Estás en el lugar adecuado para aprender una estrategia que te ayudará a reemplazar los malos hábitos de alimentación.

Ya no más sentimientos de frustración porque no terminas lo que empiezas.

Hoy estás aquí leyéndome y quiero darte una nueva esperanza de que sí puedes.

Quiero que sepas que independientemente del lugar en el que te encuentres, puedes hacer un cambio radical en tus hábitos alimentarios.

Es cuestión de tener la estrategia adecuada.

Te mostraré los 5 pasos para formar buenos hábitos alimentarios y que se queden contigo para siempre.

Verás que crear hábitos saludables es más simple de lo que piensas ahora.

Quizá te hayas vendido la idea de que no tienes fuerza de voluntad, o de que necesitas mucha disciplina para alimentarte bien y rechazar las tentaciones.

La verdadera razón del por qué no has creado hábitos alimentarios saludables, es porque no tienes una metodología eficiente para lograrlo.

Existe un error muy común que comete la mayoría de la gente. Piensan que los malos hábitos deben eliminarse.

Y es un error porque los hábitos no se pueden borrar.

Cuando has estado practicando una estrategia negativa o positiva por mucho tiempo (años), se forma una huella en tu cerebro imposible de borrar.

Es como cuando aprendiste a andar en bicicleta. Lo practicaste tantas veces que se quedó grabada tu habilidad para manejarla.

Aunque pase mucho tiempo sin que te subas a la bicicleta, si un día lo intentas, tu cuerpo recordará cómo hacerlo y lo vas a lograr.

Eso mismo es lo que sucede con hábitos tan negativos como fumar, no hacer ejercicio o comer comida chatarra.

Aunque hayas erradicado esos malos hábitos de tu vida, siempre estarán al acecho.

Estarán ahí, esperando que te descuides, que bajes la guardia para volver a aparecer con más fuerza.

Por eso, te decía que los malos hábitos no se borran, sino que buscas reemplazarlos con otras estrategias más benéficas.

Hay otra razón por la que mucha gente fracasa en su intento de erradicar hábitos alimentarios negativos. Y es porque se obsesionan en eliminar una conducta negativa que está muy arraigada.

Déjame explicarte esto con un ejemplo.

Cuando decides eliminar la coca cola, dejar de comer pizzas o dejar de cenar tacos, tu mente piensa que le estás quitando algo importante. Y ese algo le da mucho placer.

Obviamente se resiste a que le quites lo que disfruta. Y entonces comienzas a generar excusas y te auto-saboteas. Ya no quieres seguir adelante con tu buena intención de crear hábitos alimentarios saludables.

La pregunta que ahora surge en tu mente es ¿cómo puedo crear hábitos alimentarios saludables sin enfocarme en eliminar los malos hábitos?

Es simple, y consiste en pensar qué buen hábito o conjunto de buenos hábitos reemplazarían al mal hábito que quieres trabajar.

Por ejemplo, si quieres dejar de beber coca cola podrías pensar en acercar a tu mesa un té de hierbas o una agua de frutas sin endulzar, o agua simple.

Tomar un par de vasos o tazas de una bebida saludable hará que ya no tengas tanto espacio para beber la coca cola.

Como puedes notar, no te estás prohibiendo beber coca cola. Lo que estás haciendo es incluir una bebida saludable y generar poco a poco el reemplazo de la bebida de cola.

Si te mantienes haciendo esta pequeña acción por unas cuantas semanas, vas a observar que has dejado de beber tanta coca cola.

Además, comenzarás a tomarle el gusto a tus nuevas bebidas saludables y va a llegar el momento en el que la coca ya no te haga falta.

Así es como se generan los buenos hábitos alimentarios, sin el sufrimiento que produce eliminar de tu vida lo que te gusta. Reemplazar los malos hábitos es clave.

5 pasos para crear hábitos alimentarios saludables

Te mostraré cómo funciona la estrategia paso a paso con otro ejemplo.

Imagínate que quieres eliminar el mal hábito de no desayunar. Recuerda enfocarte en agregar a tu vida un hábito bueno en lugar de eliminar el que te está perjudicando.

Entonces tu intención sería: “tomar un desayuno saludable diariamente en casa o en el trabajo”.

Por lo tanto, deseas reemplazar el mal hábito de saltarte el desayuno, desarrollando el buen hábito de tomar cada mañana un desayuno saludable.

Es un simple cambio de lenguaje, pero hace toda la diferencia en la forma en la que te sientes.

Hay muchas buenas razones para hacer el buen hábito de desayunar.

Las personas que desayunan saludablemente son más sanas, mantienen un peso adecuando más fácilmente y tienen mejor humor.

Es importante que te fijes en la calidad de tu desayuno.

Muchas personas por andar a las carreras vacían en un tazón una montaña de cereal de caja y leche. Creen que con eso ya se nutrieron bien.

Si quieres saber mi opinión acerca de los cereales del desayuno lee el artículo Cereales para el desayuno ¿son buenos o malos?” 

Un buen desayuno debe incluir carbohidratos complejos, grasas y proteínas.

Las proteínas en el desayuno son especialmente importantes porque te ayudan acelerar tu metabolismo.

Acuérdate que las mujeres de más de 40 debemos ayudar a que nuestro metabolismo se acelere y no se vuelva lento como un carro viejo.

Otro beneficio muy importante del desayuno es que te permite que puedas llegar a la comida con apetito moderado. No hambrienta o famélica.

Eso te ayuda a controlar mejor los atracones de comida que te hacen subir de peso y sentirte mal.

Cómo crear hábitos alimentarios saludables

Ahora vayamos de lleno al proceso de crear hábitos alimentarios saludables, paso a paso. Seguiremos con el ejemplo del desayuno.

TOMA  ACCIÓN INMEDIATA

Siéntate y crea una lista de alimentos que te gusten y que se te antojen para el desayuno.

Averigua alguna receta nueva que puedas hacer que sea fácil y rápida. Luego sal de casa y compra los ingredientes que necesitas.

Si eres de las que dicen que no les da hambre en la mañana, toma en cuenta este consejo:

Cena temprano y ligero. De esa manera, cuando llegue la mañana siguiente, tendrás suficiente hambre para comer algo antes de salir de casa o hacer tus deberes”.

ENCUENTRA UNA RAZÓN PODEROSA

Anota los beneficios que obtendrás de hacer el hábito de desayunar.

Luego pega esa hoja en algún lugar donde puedas verlos cuando te levantes por la mañana.

COMIENZA DANDO PASOS DE BEBÉ

Comienza con poco, no te apresures. Elige una acción pequeña que te ayude a comer saludablemente en el desayuno.

Por ejemplo, empieza por cortar un poco de fruta y comer todos los días fruta picada. O prepara un smoothie alto en proteína.

Cualquier cosa que decidas comprométete a hacerla diariamente. La intención es que tu cuerpo se acostumbre a un nuevo hábito.

Será genial cuando extrañes la fruta o el smoothie cuando no lo tengas por alguna razón.

 

¿Quieres saber cómo preparar smoothies? Descarga gratis el E-book «La Revolución de los Smoothies.»

ENCADENA TU ÉXITO

Genera un compromiso para hacer la acción diaria que decidiste. La idea es que realices una cadena de éxitos durante 30 días consecutivos.

Usa un cuaderno para registrar tu progreso.

No te saltes ningún día una vez que hayas definido tu reto. Si no mides tu progreso puedes caer en el error de regresar a los viejos hábitos.

USA UN HÁBITO QUE YA TENGAS

Crea un disparador para activar el hábito de desayunar.

Por ejemplo, tan pronto como enciendas la cafetera para iniciar el día con una taza de café, usa ese tiempo para preparar algo de comida para el desayuno.

Reflexión final

Crear hábitos alimentarios saludables es lo mejor que puedes hacer por tu salud.

Olvídate de las dietas y comienza incorporando muchos hábitos saludables.

Notarás que sin esfuerzo ni frustración, poco a poco, tu cuerpo regresará al balance.

Si deseas seguir aprendiendo más de cómo crear hábitos alimentarios saludables, regístrate gratis:

“Guía para estar delgada y en forma después de los 40” + Acceso al Mini-Curso Hábitos Imparables.

Antes de irte déjame un comentario abajo y dime qué hábito vas a reemplazar y cuál es el hábito o conjunto de hábitos que vas a crear con mi estrategia de 5 pasos.

 

Para tu bien,

Diana Alva

Health Coach

 

Pin It on Pinterest

Share This