fbpx

Si nuestro objetivo es reducir la cantidad de calorías que consumimos seguramente hemos recurrido a los edulcorantes o endulzantes artificiales. Conozcamos sus pros y contras para decidir si los consumimos o no con bases. Endulzantes artificiales

Ahora que muchas personas buscan reducir el contenido de calorías, la industria ha comenzado a ofrecer productos sin azúcar sin sacrificar el sabor dulce de los mismos.

Los endulzantes artificiales y muchos sustitutos de azúcar se encuentran en muchos alimentos y bebidas marcados con la frase “sin azúcar” o “Light” como refrescos, jugos, goma de mascar, gelatinas, productos de pastelería y galletas, chocolates, helados y yogurts.

Los sustitutos de azúcar son aquellos que pueden endulzar sin ser azúcar de mesa. Algunos sustitutos como el aspartame se usan por no contener calorías, y otros sustitutos nuevos como el Stevia o el jarabe de agave se anuncian como bajos en calorías y más agradables de sabor.

Este tema puede ser complejo y generar polémica o confusión. Lo primero que debemos saber es que no representan la solución mágica para perder peso.

Los endulzantes artificiales son sustitutos de azúcar sintéticos que pueden ser derivados de sustancias naturales como plantas y  azúcar regular. Estos edulcorantes tienen una capacidad para endulzar intensa, algunos tienen capacidad de endulzar 300 veces más que el azúcar de mesa.

Los endulzantes artificiales aprobados por la FDA (Food and Drug Administration) son:

  • Acesulfame potásico (Acesulfame K)
  • Aspartame
  • Neotame
  • Sacarina
  • Sucralosa

Algunos pros de los endulzantes artificiales:

Control de peso: El azúcar de mesa aporta 4 calorías por gramo, mientras que estos endulzantes no aportan ninguna caloría. Si estás queriendo reducir la cantidad de calorías de tu dieta, tal vez los edulcorantes sean buena opción mientras logras tu meta.

Diabetes: Los endulzantes artificiales no elevan la glucosa en la sangre porque no son carbohidratos. Sin embargo, no hay mucha claridad de cómo mencionarlos en las etiquetas por lo que es mejor preguntar a nuestro médico o nutriólogo cuál endulzante podría ser la mejor opción para ti.

Caries: Los edulcorantes no promueven el deterioro de los dientes ni la formación de caries.

Algunas preocupaciones sobre el tema de los endulzantes artificiales:

Los endulzantes artificiales han sido tema de sospecha e intensa investigación durante muchos años. Las principales críticas son que pueden causar una variedad de problemas para la salud incluyendo el cáncer. De acuerdo al Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos, así como otras instituciones médicas, no hay suficiente evidencia científica comprobada que confirme estas declaraciones. Muchos estudios confirman que los endulzantes artificiales son generalmente seguros en cantidades limitadas es decir 1g diario que equivale a un sobre. El problema es que hay muchas personas que toman más de un sobre por día.

Los endulzantes artificiales están regulados por la FDA como aditivos de alimentos. Deben ser analizados y aprobados por este organismo antes de lanzarse al mercado. En algunos casos la FDA las clasifica como GRAS (por sus siglas en inglés que significan: generalmente reconocidos como seguros). La FDA ha establecido cantidades seguras para consumir llamadas ADI (acceptable daily intake) para cada edulcorante.

La ADI es la cantidad máxima considerada como segura que se puede consumir sin causar problemas de salud. Sin embargo aún no han desaparecido muchas dudas en cuanto a su seguridad para el consumo frecuente, por tal razón te recomendamos no consumirlos o hacerlo en cantidades mínimas hasta no tener certeza de que son inofensivos para la salud.

Otros endulzantes: alcoholes de azúcar y endulzantes recientes.

Los alcoholes de azúcar (polioles) son carbohidratos que están en algunas frutas y verduras, pero también pueden producirse en la industria. Los alcoholes de azúcar sí contienen calorías, pero son mucho menos que en el caso del azúcar. Sin embargo, se absorben muy poco en el intestino por lo que elevan la glucosa de forma moderada. Puedes consumir estos endulzantes si tienes diabetes, pero se debe poner atención a la cantidad. Habla con un doctor o un nutriólogo para una buena guía.

Los podemos encontrar en las etiquetas con los siguientes nombres: eritriol, hidrolisados de almidón, isomalta, lactitol, maltitol, sorbitol, xilitol y stevia. Los alcoholes de azúcar se usan en la industria de alimentos para la fabricación de chocolates, dulces, postres congelados, pasta de dientes y gomas de mascar

Cuando se trata de endulzantes artificiales o sustitutos de azúcar, la moderación siempre es lo mejor. Cuando un producto se anuncia “sin azúcar” no quiere decir que no contenga calorías. Si consumes demasiados productos de este tipo, existirá la posibilidad de que ganes peso por otros ingredientes que contienen como la grasa.

Conclusión:

Recuerda que los alimentos procesados que contienen endulzantes artificiales, por lo general no ofrecen los mismos beneficios para la salud que los alimentos frescos y naturales como cereales integrales, frutas y verduras, por tal motivo te recomendamos minimizar al máximo su consumo o sustituir la necesidad de comer algo dulce con frutas frescas o moderada cantidad de frutas secas.

Tu compañera de éxitos,

.

También te podría interesar leer:

Pin It on Pinterest

Share This

Descarga gratis la Guía - "Delgada y En Forma Después de los 40”