fbpx

shutterstock_36892219-300x191 En la actualidad existe una enorme presión social que obliga a reducir el volumen del cuerpo para lucir esbeltos y atractivos. La publicidad en televisión, en el cine y en los medios impresos muestra como estándares de belleza a modelos de personas, especialmente mujeres con cuerpos sumamente delgados, que a decir verdad, tendríamos que cuestionar si pudieran ser considerados como sanos.

La necesidad y la obsesión por lucir delgado se presenta más en las mujeres que en los hombres, e incluso hay muchas personas que aunque podrían estar dentro de la categoría normal, se empeñan en bajar de peso ya que se sienten gordas a pesar de que sus índices de masa corporal indiquen que no lo están.

Es muy frecuente que cuando una persona se siente gorda o tiene kilos de más inmediatamente se instale la necesidad de bajar de peso, a cualquier precio, de cualquier forma y en el menor tiempo posible, cueste lo que cueste, incluso la propia salud y economía, por ello miles de personas recurren a dietas rigurosas y restrictivas, y a métodos artificiales como pastillas, tés, fajas, cremas, malteadas, aparatos quemadores de grasa e incluso a intervenciones quirúrgicas. Sin embargo nada de esto funciona al mediano y largo plazo, ya que para adelgazar y mantenerse en un peso saludable sin rebotes simplemente es necesario hacer cambios permanentes en el estilo de vida que incluyan nuevos hábitos alimenticios sanos, ejercicio y descanso.

¿Conoces a alguien que ha intentado adelgazar sin conseguir su objetivo? ¿Cuántas dietas y productos milagrosos han probado? ¿Cuántas veces se han sentido decepcionados y frustrados porque no han podido mantenerse en el peso y, contrariamente, al terminar la dieta han incrementado más su peso?

Saber cómo funciona nuestro cuerpo, más una serie de sencillos cambios para construir buenos hábitos alimenticios y ejercicio físico frecuente,  ayudarán a conseguir el objetivo que es perder grasa y como consecuencia de ello, disminuir el volumen del cuerpo dejando al descubierto esa figura esbelta y saludable que se había estado ocultando con esos kilos de grasa acumulados.
Hay una frase que dice que una carrera de 10,000 metros se empieza con el primer paso, por ello en VIVE SANAMENTE te recomendamos que empieces por cambiar solo uno de los malos hábitos por otro más saludable y  cuando lo hayas dominado, continúa con el siguiente y así sucesivamente, con ello poco a poco irás incorporándote a la ruta de un estilo de vida saludable y una última recomendación sería que tengas paciencia, Roma no se construyó en un día, si eres disciplinado y tienes voluntad, no hay manera de que no tengas éxito en lo que te propones.

Bienvenido al estilo de vida saludable.

Tu compañera de éxitos,

.

Pin It on Pinterest

Share This

Descarga gratis la Guía - "Delgada y En Forma Después de los 40”