fbpx

La mayoría de las personas que dan consejos para adelgazar te dicen que puedes lograr un peso adecuado cerrando la boca y haciendo ejercicio. Este consejo es muy simplista porque no están considerando que tu mente ha creado hábitos automáticos que ejecutas una y otra vez, sin siquiera darte cuenta.

En este artículo te daré consejos para adelgazar que no pasan por pedirte que cierres la boca o que hagas una dieta baja en calorías. Quiero centrarme en darte consejos, trucos y estrategias efectivos, que hasta el día de hoy no habías imaginado que te podrían ayudar.

Además, todos ellos tienen la intención de ayudarte a desarrollar nuevos comportamientos positivos que puedas sostenerlos a largo plazo. Y a enseñarte a comer con consciencia y atención plena.

Los consejos para adelgazar que te daré funcionan. Son simples, pero poderosos. Y lo más importante es que no son peligrosos para tu salud como sucede con las dietas de hambre o las pastillas para quemar grasa.

Evita el rebote de las dietas yo-yo, que sólo te engordan más

Tú y yo sabemos que cuando inicias una dieta rigurosa y estricta, bajas de peso. El problema viene cuando sueltas la dieta. Si no construiste buenos hábitos de alimentación, los kilos que perdiste durante la dieta, regresarán con amigos😭 😭 😭

Es frustrante que ya que te viste con tu peso adecuado, de repente comiences a ver que la ropa te empieza a quedar apretada o que ya no luces igual. Comienzas a sentir que tu peso está fuera de tu control y que no puedes hacer nada al respecto.

El estrés y la incomodidad por verte al espejo y no gustarte, te ponen los pelos de punta. Ese estrés y todas las emociones encontradas, hacen que te dé más hambre y que quieras comer más…

En pocas palabras, hacer dieta, matarte de hambre, soltar la dieta y ver cómo los kilos regresan, están formando un círculo vicioso del que crees que no puedes escapar.

Diana ¿Entonces no hay remedio y tengo que acostumbrarme a verme gordita?

Definitivamente no.

Hay mucho que puedes hacer, pero desde una nueva perspectiva. 😮

Si una y otra vez has intentado la dieta como el recurso para adelgazar y eso no te ha ayudado, necesitas hacer algo totalmente diferente.

Hacer una y otra vez lo mismo y esperar un resultado diferente, es cosa de locos, ya lo decía Einstein.

A continuación, entraremos de lleno en los consejos para adelgazar que no incluyen que cierres la boca y aún así, puedes lograr ese peso soñado. Continúa conmigo.

Consejos para adelgazar, sin matarte de hambre

 

No te auto-sabotees

Eso significa que no hagas las cosas complicadas cuando reconoces que tienes una debilidad por algunos alimentos considerados «no sanos».

Si tienes en tu alacena o en tu refrigerador los botes o las bolsas de helado, golosinas, cereal, pan de dulce y comida rápida congelada, se te hará muy difícil no comerlos.

Cuando estás iniciando un cambio de hábitos, no puedes confiar en tu fuerza de voluntad. Por eso tienes que ser más inteligente que tus antojos y evitarlos, no invitándolos a la fiesta.

Ponlo fuera de tu alcance

Te estarás preguntando ¿y si alguien me regaló una caja de chocolates la tengo que tirar? Claro que no, pero deberás hacer esta pequeña trampa que le enseño a mis alumnas.

Debes poner esa caja de chocolates (o sustitúyela por cualquier otra comida no saludable) en un lugar totalmente inaccesible para ti.

Por ejemplo, si erres bajita como yo, la pondría en la parte más alta de mi closet, o hasta atrás de mi alacena. Además, le pondría cosas encima, de tal manera que cuando sienta el impulso de comer esa golosina, me va a dar tanta flojera «desenterrarla» que lo más seguro es que decidas olvidarte de los chocolates y tomar algo más accesible, como la fruta, por ejemplo.

Come con tu mano NO dominante

Este es otro buenísimo consejo para adelgazar. Imagínate que te sirves un plato de tu comida favorita. Y que en lugar de tomar tu cuchara o tenedor para inmediatamente encajarle el diente, cambias de mano tu cuchara o tenedor.

Comienzas a comer con tu mano NO dominante y observas que no puedes comer tan rápido como lo sueles hacer.Además, tienes que hacer pausas porque francamente no tienes habilidad para hacer eso.

Este inocente truco puede ayudarte a lograr que comas más despacio y que seas más consciente de la comida que te metes a la boca.

Tú sabes que para adelgazar necesitas bajar el ritmo con el que comes y dejar tiempo para sentir la sensación de satisfacción para detenerte. Pruébalo y me cuentas. 😎

Mírate en un espejo mientras comes

Pon un espejo frente a la mesa en la que sueles comer. Obsérvate al comer. En un estudio donde hicieron este experimento se demostró que la gente comía menos cantidad de comida, aunque nadie los estuviera viendo.

Parece que todo el mundo quiere tener una buena reputación de sí mismo. Eso, quizá podría ser la explicación de que al mirarte en el espejo mientras comes, quieres ser una persona que tiene buenos hábitos alimenticios.

Baja la mano

Cuando comemos de manera apresurada, sin consciencia de lo que nos llevamos a la boca, es fácil subir de peso. Prácticamente tragamos la comida sin disfrutarla.

Para que eso no te pase a ti, necesitas acostumbrarte a dejar tu cubierto en el plato después de cada bocado.

Al principio puede ser difícil romper este mal hábito, pero manteniendo el propósito en mente, lo vas a lograr. Cuando hayas domado tu mano te darás cuenta que los kilos comienzan a desaparecer porque necesitas menos comida para sentir esa sensación de satisfacción.

Come primero tu ensalada

No hay kilos de grasa que se resistan cuando te haces amante de las verduras. Una buena y generosa porción de ensalada antes de cualquier otro plato te está preparando para consumir menos comida.

También esta maravillosa ensalada te dejará satisfecha y no vas a pasar hambre. Te lo aseguro. Si vas a comer pizza, carnitas o postre, comprométete a comerte primero tu ensalada. Tal vez no llegues al postre, ya lo verás.

Frutas en todos lados

Así como te aconsejé esconder las tentaciones para que no fueran accesibles, ahora te doy el consejo opuesto. Pon fruta de mano en todos lados.

Fruta de mano es aquella que puedes  tomar y comer sin necesidad de pelarla y cortarla. Como manzanas, naranjas, guayabas, peras y mandarinas.

Siembra todo tu territorio con estas frutas y cuando tengas un ataque de hambre puedes tomar una o dos fácilmente.

¿La fruta engorda? Es una de las preguntas más frecuentes que me hacen mis alumnas.

Cuando la fruta está entera tiene muchísimos más beneficios, más que cualquier bolsa de papas fritas o caja de chocolate. Es una fuente magnífica de fibra y un rico coctel de vitaminas y azúcares naturales. No le tengas miedo, la fruta entera es muy saludable.

Haz un diario de alimentación

¡No sé por qué estoy gorda si casi ni como! Esa es la queja de muchas mujeres. Es fácil perder de vista la cantidades de comida que te comes cuando no llevas un registro de ello.

Si comienzas a anotar todos los alimentos que consumes en un día, al menos durante una semana, te darás cuenta de la cantidad y calidad de tu alimentación.

Es fácil perder la memoria de cuando nos comimos los 3 tamales, las palomitas jumbo del cine o la coca familiar en la cena de amigos.

No lo dejes a la memoria y escribe. La memoria más brillante es débil frente al lápiz y papel. Descúbrete a través de tu diario.

Pon alarmas en tu móvil

Pon una alarma en tu teléfono móvil cada hora para que te recuerde de tomar un vaso de agua natural.

Muchas de las veces que has sentido hambre no es porque te hacía falta alimento, sino porque estabas deshidratada.

Con este sencillo truco puedes reducir mucho la cantidad de comida que tu cuerpo no necesita. Los resultados no se harán esperar en la báscula. 😜

Medita en la cocina

Está muy de moda la meditación dentro de los consejos para adelgazar. Realmente es efectiva. La meditación que yo te propongo es la que puedes hacer cuando estás preparando tus propios alimentos.

Cocinar puede relajarte y al mismo tiempo te aseguras de comer comida más saludable.

Hoy en día muchas mujeres ya no cocinan y le han delegado la chamba a las cadenas de comida rápida o a las fondas. Craso error.

Nadie va a cuidar tu alimentación, tanto como tú lo puedes hacer por ti y por los tuyos. Regresa a la cocina y logra ese peso con el que sueñas.

Cómo convertir estos consejos para adelgazar en hábitos

Hasta aquí hay mucha información que realmente funciona. Pero no quiero que te sientas abrumada pensando como poner en acción todo junto. De hecho, no es necesario.

¿Conoces la regla del 80/20?

Se trata de elegir el 20% de las cosas que te darían un 80% del resultado que buscas.

Esto significa que solamente 2 de mis consejos para adelgazar podrían ayudarte a estar delgada y en forma si los vuelves un hábito.

¿Cuáles son? Depende de ti y de tu situación actual. Repásalos nuevamente y escoge sólo 2.

A continuación impleméntalos con las recomendaciones que te doy a continuación.

Una vez que hayas determinado los 2 consejos que podrían ayudarte a adelgazar y mantenerte en tu peso, escríbelos en un papel y piensa en algunas ideas para implementarlos en tu rutina diaria.

Cada día despiértate con una intención en mente. Por ejemplo, si elegiste desarrollar el hábito de comer despacio, dejando los cubiertos en el plato después de cada bocado, comprométete a hacerlo. Puedes poner un letrero en el lugar donde tomas tus alimentos para recordarte que debes hacerlo.

Inicia tu diario de alimentación y registra todos los avances que vayas teniendo en la formación de nuevos hábitos. Eso te ayudará a volverte consciente de tus avances y a desarrollar la paciencia contigo. Y celebra cada paso que vayas dando en el camino. Eso es un gran logro. Si necesitas ayuda de cómo construir buenos hábitos, lee el artículo: 30 días para formar un hábito.

Finalmente quiero pedirte 2 cosas:

  1. Que me pongas en los comentarios cuáles son los dos consejos que podrían hacer la gran diferencia para ti, respecto a tu salud y tu peso, y
  2. Que me ayudes a compartir esta publicación con alguien que pienses que la necesita.

Me despido deseándote mucha salud y bienestar.

Diana Alva

Health Coach

Pin It on Pinterest

Share This