fbpx

¿Te está costando trabajo hacer un cambio de hábitos de salud o alimentación?

¿Das un paso para adelante y dos para atrás?

¿La constancia es algo que te cuesta llevar a cabo?

Hoy quiero hablarte de la fórmula del árbol y el hacha que te ayudará a hacer ese cambio de hábitos de una manera sencilla y divertida.

Tal vez nunca hayas oído hablar de esta fórmula.

Ya sea que quieras sentirte con más energía, resolver algún padecimiento o enfermedad, rejuvenecer, sentirte más feliz en tu cuerpo, estar más fuerte y sana… esta fórmula te ayudará a lograrlo.

Pero, primero déjame contarte una pequeña historia que escuché de John Maxwell (experto en liderazgo).

Supongamos que quieres cortar un enorme árbol que se encuentra frente a tu puerta de entrada y todo lo que tienes para hacerlo es una hacha.

Tienes dos opciones para conseguirlo:

# 1. Puedes colgarte de sus ramas y balancearte fuertemente para ver si lo arrancas de raíz.

# 2. Puedes darle 3 hachazos cada día en un mismo lugar.

Fabulosa y Sana

Guía Gratuita para Mujeres Exitosas y Ocupadas

"Cómo estar saludable y en forma después de los 40s"

Te das cuenta fácilmente que en la opción # 1 podrás balancearte vigorosa y fuertemente y lo más probable es que acabarás completamente agotada y con seguridad no podrás arrancarlo.

Hasta puedes lastimarte.

Pero, si eliges la opción # 2 podrías debilitar el árbol cada día con tus 3 hachazos. Con cada día te darás cuenta de que el tronco del árbol es más débil y aumentará la probabilidad de que se caiga. Aquí no importa la fuerza que tengas, sólo que lo hagas en el mismo lugar todos los días.

Con esta segunda opción NO HAY DUDA de si el árbol se caerá. La única pregunta sería ¿»cuándo» caerá el árbol?, porque con esta fórmula de los 3 HACHAZOS CADA DÍA ¡se caerá!

¿Qué relación tiene esta historia con tus intenciones de hacer un cambio de hábitos?

Es posible que cuando quieres bajar de peso o rejuvenecer, o cualquier otro gran objetivo que persigas, consideres la opción de intentar muchas cosas al mismo tiempo (opción # 1) que incluso podrían lastimarte.

Por ejemplo: hacer dietas de hambre, un programa intenso de ejercicios para perder peso, de esos que su nombre lo dicen todo (insanity), ayunos o detox con jugos, masajes, etc.

Pero, hacer todo esto no es fácil (ni conveniente)… y puedes volverte loca en el intento o tener efectos negativos como sufrir mucha hambre, ansiedad, rebote, cansancio, etc. Mira aquí por qué las dietas no funcionan.

El problema con este tipo de aproximación es que hay muchas posibilidades de que no puedas mantener ese ritmo o sentir que tienes muchas privaciones que te quitan tu libertad de elegir la comida que te gusta.

Lo más seguro es que te consumas, te desesperes y simplemente te rindas y falles. Eso es lo que le pasa al 95% de las personas que hacen dietas restrictivas.

En lugar de elegir la opción # 1 (como casi todo el mundo lo hace) para conseguir tu objetivo y que acabes frustrada, mejor elige la opción # 2 para conseguir un cambio de hábitos.

Esto significa seleccionar 3 cosas sencillas que podrías hacer todos los días y que tarde o temprano te darán el resultado que buscas.

¿Qué puedes hacer hoy para iniciar tu cambio de hábitos?

Cada día tienes que comprometerte sólo con esos 3 hachazos (tres hábitos pequeños). Entonces tu objetivo ya no será una cuestión de «SI SE PUEDE», sino una cuestión de «CUÁNDO» lograré lo que anhelo.

Te pongo un ejemplo:

Hace unos años cuando me subí a la báscula y me di cuenta de tenía mucho sobrepeso me sentí muy abrumada, frustrada y enojada conmigo. Después de hacerme un «lavado de cerebro» acepté las cosas como eran. Decidí que esta vez no iba a intentar nada loco ni restrictivo para perder ese peso.

Estaba decidida a hacer un cambio de hábitos de una manera respetuosa con mi cuerpo. Todos los cambios que quisiera hacer debían ser amables y compasivos con mi cuerpo. Esos eran mis requisitos.

Entonces, decidí hacer un cambio de hábitos inteligente y me enfoqué en hacer 3 cosas (hachazos) que pudiera lograr diariamente sin grandes esfuerzos. Esas cosas no deberían ser complicadas para mí y me deberían apoyar en mis intenciones.

Yo sabía que haciendo estas 3 acciones cada día, tarde o temprano, iba a verme y sentirme como yo quería. Esta vez estuve dispuesta a ser paciente para obtener el resultado y ¡después de un par de años de trabajar en mí, puede ver los resultados que quería, sin dietas y sin sufrimiento.

Específicamente me enfoqué en estas 3 cosas:

  1. Volverme una prioridad en mi vida y darme el auto-cuidado que merecía.
  2. Comer muchos más vegetales y frutas de todos los colores.
  3. Nutrirme con ejercicio que me diera placer.

Ahora la comida ya no es mi obsesión, aprendí a amar y a respetar mi cuerpo. Y con el cuidado y la nutrición que le daba, poco a poco regresé a mi balance con esta fórmula.

Puedes pensar que 2 años es mucho tiempo, pero no es así. Desde los primeros días en mi camino de mi cambio de hábitos me sentí genial. Te puedo decir que no sufrí para nada el proceso, al contrario, realmente disfruté el cambio de mis hábitos.

Ejercicio Físico

Antes de despedirme quiero preguntarte:

¿Cuál es el gran objetivo que buscas lograr en los próximos meses?

¿Cuáles serían esos 3 hachazos diarios que te ayudarían a lograr tu resultado?

Quiero que los escribas y que trabajes día a día en ejecutarlos amorosamente. Esos 3 hachazos lograrán ese cambio de hábitos que sueñas para ti.

En algún tiempo (nadie sabe cuándo) te verás al espejo y te maravillarás de lo que has logrado siendo paciente y compasiva con tu cuerpo.

Espero que esta sencilla, pero poderosa fórmula, te ayude a verte y sentirte como una Diosa en el Espejo. Da click aquí y únete a la comunidad en facebook.

Si necesitas ayuda para hacer ese cambio de hábitos que respeten tu cuerpo y que te lleven poco a poco a crear ese estilo de vida que te haga feliz, no olvides registrarte abajo en el mini-curso «Hábitos Imparables».

Para tu bien,

Pin It on Pinterest

Share This