fbpx

admin-ajax (8) “Después de haber visto lucecitas un par de días hay un resplandor inesperado. Mi cuello se tensa todavía más que en días anteriores. Todo comienza a nublarse, el sonido, los colores que se vuelven confusos. Siento un hormigueo en los ojos, a veces solo uno a veces los dos; como si me los oprimieran. De pronto desde dentro la luz se vuelve una navaja que recorre toda mi cabeza. Es como un mareo sin que el cuerpo se tambalee, nausea y ganas de vomitar. Los sonidos se tornan poco claros, las voces molestan. No sé dónde me encuentro por momentos, no reconozco ni la hora ni con quien estoy. Y el martilleo, pulsa, se agiganta y quiero refugiarme en una cueva oscura en un calabozo con cero decibeles.”

Así es la migraña. Sigue siendo un dolor de cabezas para los médicos y pacientes ya que es una dolencia que no tiene una sola causa. Lo más cercano al mecanismo que hay es que estos dolores de cabeza despiadados pueden ser causados por cambios en el tallo cerebral y el nervio trigeminal, una importante vía del dolor en el cuerpo. El desequilibrio en algunos químicos cerebrales, como la serotonina podría también estar involucrada en estos ataques.

Durante un ataque de migraña los niveles de serotonina caen y esto puede provocar que el sistema trigeminal libere sustancias conocidas como neuropéptidos que viajan hacia las meninges, la cubierta externa del cerebro. El resultado es un dolor de cabeza intenso. Sin embargo, una sola causa no ha sido descubierta y la relación entre la serotonina y las migrañas aún no es concluyente. A veces los inhibidores de la serotonina (medicamentos) parecen funcionar solo para atenuar los síntomas. Lo cierto es que hoy en día no se tiene una solución definitiva a estos terribles dolores.

Sin embargo, ciertos cambios en los hábitos alimenticios pueden hacer innecesario el hacer uso de estos medicamentos y espaciar o atenuar estas crisis. Existen algunos disparadores de los ataques, sobre todo alimentos, que al ser evitados o eliminados completamente en la dieta, pueden aumentar significativamente nuestra calidad de vida. No obstante que las migrañas pueden tener su origen en factores hormonales – sobre todo en las mujeres –, cambios en los patrones de sueño, el estrés y hasta la actividad física y sexual intensas, hay ciertos alimentos, bebidas y aditivos alimenticios que debemos evitar para alejarnos de este monstruo.

admin-ajax (7) Los alimentos que más comúnmente parecen disparar la migraña son: el café, el té y las bebidas alcohólicas además de, sorprendentemente, alimentos altos en tiramina o feniletilamina tales como los quesos añejos. Estas sustancias también pueden estar presentes y aumentar en las sobras de comida de días anteriores. Si la comida no es refrigerada y almacenada adecuadamente es mejor no consumirla. Los nitritos, presentes en la mayoría de los embutidos (jamones, salchichas, etc). también parecen tener un fuerte efecto sobre los ataques. Al ir de compras es mejor buscar opciones libres de estos conservadores o evitarlos por completo al comer fuera de casa.

Un primo de los nitritos son los sulfitos, los cuales ayudan a preservar los frutos secos y están presentes en grandes cantidades en el vino tinto. Sorpresivamente también las manzanas de cáscara roja, las peras, la sidra de manzana y el jugo de manzana pueden contribuir al inicio de un episodio de migraña.

Para terminar te proporciono una lista de aditivos que son reconocidos por contribuir a la activación de la migraña y que se encuentran frecuentemente en endulzantes artificiales, comida procesada, envasada y enlatada:

  • aspartame (que contiene fenilalanina)
  • glutamato monosódico (un ingrediente común en la comida rápida)
  • extracto de levadura
  • levadura autolizada o hidrolizada
  • proteína vegetal o de plantas hidrolizada
  • caseinato de sodio
  • extracto de kombu (usado frecuentemente en la comida Japonesa)

Aprender a leer las etiquetas de los alimentos que compramos en el supermercado resulta vital para todos los que sufren de este mal tan desagradable. Desarrollar ese hábito nos puede ahorrar muchos dolores de cabeza.

La mejor alternativa es cocinar en casa en vez de tomar la lupa en cada estante al salir a hacer las compras. Teniendo un mejor control sobre lo que ingerimos podremos además mejorar otros aspectos de nuestro bienestar. Eliminar estos alimentos, bebidas e ingredientes de tu dieta cotidiana puede ser el primer paso, muchas veces definitivo, para estar mejor y no tener que refugiarte en el silencio y obscuridad total o ser un esclavo de los medicamentos.

Tu compañera de éxitos,

.

Pin It on Pinterest

Share This

Descarga gratis la Guía - "Delgada y En Forma Después de los 40”