fbpx

Con la introducción de los aditivos alimentarios nuestra manera de alimentarnos ha cambiado radicalmente. 

Cuando leemos una etiqueta nutricional nos encontramos con algunos términos como estos: Tetrazina (E 102), Carmoizina (E 122) y Benzoato de Sodio (E 211).

Definitivamente no suenan como los ingredientes que usaría nuestra abuela para preparar la comida.

Son aditivos alimentarios de uso común en muchos alimentos y bebidas industrializadas.

¿Qué son los aditivos alimentarios?

Los aditivos alimentarios son sustancias químicas que se agregan a nuestra comida con alguno de los siguientes objetivos:

  • Agregar más sabor
  • Hacer que el color sea más atractivo
  • «Enriquecerlos» nutricionalmente
  • Hacer que permanezcan más tiempo en el anaquel sin que se echen a perder.
  • Hacerlos más dulces al paladar
  • Dar una textura más agradable

Pero no todos los aditivos alimentarios que se agregan a la comida procesada son inocuos.

De hecho, los aditivos alimentarios mencionados arriba, estuvieron en el centro del debate. Mucho se ha hablado de que pueden tener efectos en el comportamiento de los niños.

aditivos alimentarios

Específicamente, existe un estudio de la Comisión de Alimentos (Food Comission) de Gran Bretaña, que sugiere que los aditivos alimentarios etiquetados con la letra E pueden producir berrinches e hiperactividad en niños pequeños.

Aquí tienes un listado de los aditivos alimentarios más comunes.

No existen conclusiones definitivas sobre los efectos que muchos aditivos alimentarios y conservadores pueden provocar en el corto y largo plazo. Pero, existen historias de terror que nos pueden servir de moralejas para evitar comer comida que contenga aditivos alimentarios.

Hace unos años, en China – julio del 2013- se descubrió que se habían puesto a la venta patas de pollo preservadas durante 46 años con blanqueador de peróxido.

¿Qué, qué?

Sí, como lo oyes. Estas patas de pollo permanecieron en algún lugar durante 46 años antes de ser comercializadas y consumidas por niños y adultos.

Por increíble que parezca, así fue.

Este caso extremo nos puede poner a pensar sobre lo que sale de un empaque, bolsa o paquete y nos llevamos a la boca.

También nos debe hacer pensar las cosas que está dispuesta a hacer la industria alimentaria para vender sus productos.

Los aditivos alimentarios, colorantes y conservadores son inseparables de casi todos los alimentos procesados hoy en día.

Permiten que el aspecto, el olor y el sabor resulten agradables al gusto. Y sin embargo, lo que ingerimos es un sabor por demás artificial.

Existe una tremenda cantidad de dinero que invierte la industria alimentaria en la comida procesada.

Detrás de la creación de sabores y olores que se sienten reales, pero que en realidad son completamente artificiales, hay un enorme esfuerzo para hacer que esa comida se venda.

Michaaditivos alimentariosel Moss, un reportero de el New York Times, fue invitado a un experimento poco común.

Mientras recopilaba información para su libro “Sal, Azúcar y Grasa: Cómo los Gigantes de los Alimentos nos Engancharon” fue invitado por Kellog a su Departamento de Investigación y Desarrollo.

La intención era que probara algunos de sus productos estrella, pero libres de sal.

Esto fue lo que el reportero comentó:

“Puedo decirles que fue una terrible experiencia probar esas cosas.… Ni siquiera pude tragarlas…. El momento más impresionante fue cuando tocó el turno del cereal sin sal. Sabía a metal.

«Los productores utilizan cientos de sustancias para disfrazar los sabores que quedan como resultado del proceso de producción«, comentó Michael Moss.

Sin embargo la industria alimentaria sigue proclamando que está en búsqueda de fórmulas “naturales y saludables”, pero esto no es producto de inclinaciones éticas ni razonables de sus departamentos de investigación y desarrollo.

Bruce Bradley cree que la industria alimentaria simplemente ha identificado un nuevo nicho de mercado. “Estas compañías están extremadamente enfocadas en los beneficios económicos y no en la salud de la población».

«Si la industria alimentaria puede encontrar una manera de vender un producto y obtener una ganancia por ello, estoy seguro que lo hará” – dijo Bruce Bradley. aditivos alimentarios

Por eso queridos amigos de este blog, no es prudente esperar que la industria alimentaria cambie y nos brinde opciones saludables.

No hacer nada al respecto sería desastroso para la salud de los nuestros.

En cambio, puedes tomar las herramientas que están muy a la mano, para tomar mejores decisiones respecto a tu nutrición.

El futuro ya nos ha alcanzado en varias formas. Basta ver las estadísticas de sobrepeso en la población en general, en adolescentes y en niños en América Latina y Estados Unidos.

Las cifras de diabetes, cáncer y enfermedades del corazón también son escandalosas. Tenemos que hacer algo al respecto cada uno de nostros.

No es demasiado tarde para cambiar, ni tampoco hay que esperar a que el cambio llegue solo.

El mejor consejo que puedo darte es que:

La próxima vez que te encuentres frente a un paquete de comida industrializada, pregúntate si en realidad es la mejor opción para ti y para tu familia.

¿Es realmente un alimento que contribuirá a mi bienestar o simplemente me hará sentir bien de manera pasajera necesitando cada vez más cantidad?

La respuesta es obvia y con eso en mente tienes que tomar decisiones más inteligentes.

Puedes aprender a  leer las etiquetas y elegir opciones más frescas, libres de hormonas y colorantes, y que no contengan aditivos alimentarios peligrosos para la salud.

También puedes cocinar más. Eso por si mismo, reducirá el riesgo de enfermarte de algo grave y te ayudará a mantener un peso más saludable.

No dejemos que nos gane ese irresistible antojo prefabricado. El cambio lo podemos llevar a cabo nosotros mismos. No debemos esperar a que las autoridades cuiden nuestra salud, eso te toca a ti y a mí hacerlo.

Compárteme abajo en los comentarios qué piensas acerca de la comida procesada repleta de aditivos alimentarios y qué medidas tomarás para mantener tu salud y la de tu familia.

 
Para tu bienestar,

.

Pin It on Pinterest

Share This