¿Sabías que, así como los alimentos pueden sanar tu cuerpo, también podrían dañar o acelerar el proceso del envejecimiento? Sí, a pesar de que vivimos en un momento de avances médicos sin precedentes y opciones de alimentos saludables. Los mercadólogos nos bombardean con publicidad de alimentos que pretenden ser saludables para nosotros, pero, de hecho, son muy malos para nuestra salud como leerás a continuación. Este es un tema muy importante, ya que tengo la certeza de que pudieras estar consumiendo algo en esta lista, sin darte cuenta de que es realmente nocivo.

7 alimentos que envejecen (que toda mujer de +40 debería evitar)

1. Embutidos

Por una parte, los embutidos se hacen con los restos de las carnes y no se sabe en qué condiciones de conservación se encuentran cuando los procesan. Esa es la razón principal por la que no se consideran saludables en absoluto y deben evitarse por completo. Además de esto, está el hecho de que muchas de estas carnes conservadas también son ahumadas, lo que genera una mayor presencia de compuestos promotores de cáncer.

La última razón es porque para que esta carne se conserve le agregan sulfitos, que son sustancias que se han relacionado con el cáncer de estómago, páncreas e hígado.

2. Grasas trans

Son las peores grasas para tu salud. Las grasas trans, también conocidas como aceites parcialmente hidrogenados. Se fabrican en un laboratorio químico mediante la conversión de aceites vegetales líquido a un estado sólido por medio del hidrógeno. Estas grasas están presentes en muchos productos procesados, y debemos detectarlos al leer las etiquetas de los alimentos que compramos. Las grasas trans aumentan los niveles de colesterol malo LDL mientras que al mismo tiempo disminuyen el colesterol bueno, HDL. Estas grasas aumentan los riesgos de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes tipo 2.

Alimentos que pueden tener grasas trans

  • Piensa en alimentos industriales elaborados en una fábrica, y es probable que tengan grasas trans, por lo que siempre debes consultar las etiquetas.
  • Alimentos fritos, como churros, papas, o frituras
  • Tartas, pasteles y galletas
  • Margarina y otros productos artificiales para untar

Las etiquetas pueden mostrar el contenido de grasa trans como 0, incluso cuando haya 0.5 gramos por porción. Por lo tanto, es mejor limitar el consumo de alimentos ultra procesados.

3. Azúcar

El azúcar en cualquiera de sus presentaciones es el enemigo número uno de tu piel y de tu salud en general. El consumo desmedido de azúcar puede ocasionar que padezcas diabetes, que subas de peso y que tu piel se cuelgue. Cuando una persona come azúcar de forma desmedida luce muchos años mayor de lo que realmente es.  El problema que tenemos hoy en día es que el azúcar está en todas partes. Incluso en lugares en donde no lo sospecharías.

Por ejemplo, en los embutidos, en las sopas enlatadas, en la mayonesa, en el cátsup. Por supuesto está en lugares obvios como cereales, pan, jugos envasados, refrescos, golosinas, etc. Si quieres ser una persona longeva necesitas cortar el azúcar. Sé que es difícil porque el azúcar crea adicción como la cocaína. Pero piensa en extender tu vida en salud unos 10 o veinte años ¿Qué tan motivante es esto como para dejar el azúcar?

4. Aceites vegetales convencionales

Aunque se supone que son buenos, ya que proceden de vegetales, la verdad es que estos tipos de aceites no son nada buenos. El aceite de maíz y canola, girasol, algodón y soya han sido sometidos a un procesamiento y refinamiento exhaustivo. En este proceso utilizan muchos productos químicos tóxicos como el hexano. El resultado son las grasas poliinsaturadas que son muy propensas a la oxidación, cuando se someten al calor. Cuando freímos los alimentos con ellos se generan radicaes libres que dañan nuestras células. ¿El resultado? Aumento de los procesos inflamatorios en todo tu cuerpo, aceleración del proceso del envejecimiento y afectación de la salud de tu corazón.

En lugar de usar estos aceites corrientes al cocinar, usa aceite de coco o ghee (mantequilla clarificada). De hecho, freír los alimentos no me encanta, pero si quieres hacerlo, hazlo 1 vez por semana y usa las grasas mencionadas arriba. Para cocinar en frío consume aceite de aguacate, aceite de oliva extra virgen y extraído en frío y aceite de coco. Mira aquí los beneficios del aceite de oliva.

5. Pasteles, dulces, galletas, etc.

Con demasiada frecuencia, estos alimentos se consumen con el café o entre comidas debido a que son sabrosos y a su facilidad de. Sin embargo, los pasteles y galletas son un saboteador de tu salud y de tu edad. Contienen altas cantidades de grasas saturadas, grasas trans, conservadores y azúcares que aceleran el proceso del envejecimiento. Esto hará que luzcas mayor de lo que eres y que te enfermes. También pueden hacerte engordar. No hay forma de comer estos productos y estar sana. Debes deshacerte de los pasteles, bollos y dulces de tu dieta o, raramente comerlos de forma muy, muy limitada.

6. Alimentos salados

Sí, todos usamos sal en nuestras dietas para hacer que los alimentos sean más apetitosos. Pero a menudo vamos más allá de lo necesario o incluso de lo que es seguro para nuestro cuerpo. Se recomienda que los adultos consuman no más de 1,500 miligramos diarios de sal. El problema es que la gente en promedio consume 3,400 miligramos. El sodio tiene un efecto deshidratante sobre el cuerpo, lo que hace que excretes un exceso de agua en un intento de normalizar los niveles de electrolitos. Esto te deja sedienta, aunque tomes mucha agua y hace que te veas hinchada. Esto no es normal.

Además, la ingesta excesiva de sodio puede comprometer la salud del riñón, causando la acumulación de material de desecho tóxico e incluso interferir con los procesos normales de la formación de los huesos. La ingesta alta de sodio también causa presión arterial alta. Este es un factor de riesgo muy importante para la enfermedad cardíaca, tan común en las mujeres de mediana edad. ¿Vale la pena el aderezo extra de sal en tus comidas? ¿Verdad que no?

Un tip que vas a amar es que procures no ponerle sal a la comida y cuando la vas a comer ponerle sal rosa del Himalaya. Verás que necesitas menos sal de la que piensas y aun así disfrutarás tus alimentos.

7. Alcohol

Recientemente, los posibles beneficios para la salud de un vaso de vino tinto diario han estado rondando. El problema es que mucha gente bebe más de una copa de vino tinto o bebe otras bebidas alcohólicas sin moderación. Aquí es donde las cosas se ponen mal, ya que el alcohol es tóxico y puede comprometer la salud del hígado.

Cuando esto sucede, el hígado no puede procesar las toxinas diarias, ya que se ve abrumado al procesar los aldehídos del alcohol. El alcohol también tiene un efecto negativo sobre la elastina y el colágeno en la piel, por lo que si bebes mucho y muy frecuentemente te verás avejentada. Cuando una persona no se modera con el alcohol, podría padecer una variedad de afecciones crónicas que no solo aceleran el proceso del envejecimiento, sino que también pueden provocar la muerte prematura.

Recomendaciones para detener el proceso del envejecimiento

Ahora que tienes una idea de los alimentos que podrían acelerar el proceso del envejecimiento es tiempo de que hagas un ajuste en tu dieta. Considera hacer esto:

  1. Limpia tu despensa y elimina estos 7 alimentos. No los guardes. Acaba con ellos.
  2. Haz un détox de azúcar. Tu cuerpo y tu piel lo agradecerán.
  3. Busca algunas recetas de postres caseros en los que puedas controlar la cantidad de ingredientes.
  4. Intenta nuevas recetas para sustituir el jamón, las salchichas y el salami. Prueba con queso panela, aguacate, sardinas o salmón.
  5. Cambia tus aceites para cocinar y procura usar un método de cocción diferente a freír tus alimentos.
  6. Nunca pidas alimentos fritos en la calle ni en los restaurantes. Rara vez reciclan su aceite, que de por sí es muy malo para tus arterias.
  7. Vuélvete detective de las etiquetas. Recuerda que encontrarás estos ingredientes que aceleran el proceso del envejecimiento hasta en la sopa.

Finalmente, tomate un minuto para dejar un comentario o una pregunta en esta entrada de mi blog. Me encanta que podamos tener una conversación en ambas direcciones.

Con afecto,

Diana.

Diana Alva es Health Coach, Entrenadora, Conferencista, Escritora y apasionada en ayudar a las mujeres maduras a liberarse del miedo a envejecer a través de sanar su relación con el espejo. Al aplicar los tres sencillos pasos de su libro “Diosas en el espejo”: 1. Reconecta, 2. Remueve y 3. Rejuvenece, puedes sentirte fabulosa y verte radiante a cualquier edad. Envejecer no debería ser visto como un proceso decadente, sino como un privilegio que no todas tienen la suerte de vivir. Conoce el libro “Diosas en el espejo” aquí:

Sé sociable comenta

Sé sociable comenta

Pin It on Pinterest

Share This

¡Compartir es sexy!

Comparte este post con tus amigas