Los malos hábitos no son tan diferentes de los buenos hábitos. Al menos funcionan a nivel neuronal de la misma manera.

¡Eso significa que ya eres una experta en crear hábitos y eso es una buena noticia!

Es buena noticia porque así como creaste tus malos hábitos también puedes crear hábitos positivos, usando la misma estrategia. Eso va a generar que logres tus metas de salud y peso con mayor facilidad.

Si haces un balance entre tus malos hábitos y tus buenos hábitos y resulta que tienes más de los malos hábitos vas en una dirección que no te conviene. Sabemos que un comportamiento es negativo cuando causa un problema o enfermedad si lo repites día tras día. ¿Verdad que sí?

Los malos hábitos de alimentación y estilo de vida suelen producir muchos problemas como:

  • Enfermedad
  • Baja energía
  • Sobrepeso u obesidad
  • Envejecimiento acelerado
  • Estreñimiento
  • Mal humor, estrés
  • Falta de balance
  • Baja autoestima
  • Relaciones disfuncionales

Aquí lo importante es que te enfoques en erradicar estos 10 malos hábitos que considero que son los que más perjudican a la gente y producen los problemas que mencioné arriba. Mi experiencia como health coach me ha confirmado que los siguientes malos hábitos son con los que más batallan mis clientes.

Enfócate en erradicar el “Top 10” de los malos hábitos

Te aseguro que si trabajas en erradicar estos malos hábitos, de a uno por uno, tu salud mejorará dramáticamente y en pocos meses podrás ver un cambio radical en tu cuerpo, en tu nivel de energía e incluso en tu peso.

También te puede interesar conocer los 5 hábitos alimenticios que pueden salvar tu vida.

Erradicar malos hábitos no es fácil. Quiero ser honesta siempre contigo. Si fuera fácil no existiría tanta gente enferma de padecimientos que tienen que ver con su forma de comer y con su estilo de vida. El cáncer, la diabetes, las muertes por enfermedades de corazón y la obesidad no nos quitarían el sueño.

Si tan solo hiciéramos cambios pequeños en la forma de alimentarnos y nos moviéramos más, tendríamos una excelente calidad de vida.

¿Por qué a la gente le cuesta tanto trabajo cambiar sus malos hábitos?

Justamente porque son comportamientos habituales. Los ejecutas una y otra vez de forma automática, sin darte cuenta y sin pensar en las consecuencias a largo plazo.

Piensa por un momento en la última vez que bebiste un refresco de cola. O en aquella ocasión en la que preferiste quedarte sentada en el sofá viendo tu serie favorita en lugar de ir a hacer ejercicio. O aquella ocasión en la que preferiste comer pastel de chocolate en lugar de una fruta.

Esas decisiones que tomaste fueron automáticas, totalmente inconscientes. Te dieron un beneficio inmediato: sentir placer y sentirte feliz. Esas son las recompensas que generan que quieras seguir haciendo una y otra vez el mismo comportamiento.

¿Cómo cambio mis malos hábitos?

Tranquila, aquí vamos con estrategias puntuales que te ayudarán a trabajar en tus malos hábitos.

El primer paso para cambiar tus malos hábitos es hacerte consciente de ellos. En donde pones tu atención pones tu enfoque. Identifica 3 o 4 malos hábitos que si los cambiaras, podrían darte el 80% del resultado que quieres.

Para vencer a los malos hábitos primero tienes que identificarlos. Después, hacer un plan para reemplazarlos. Por eso ahí vamos con el “Top 10” de los malos hábitos que pueden hacer que engordes, que te enfermes y que seas una persona con dificultades para moverte.

Comer aprisa y hasta reventar

Si no aprendes a reconocer las señales de tu cuerpo cuando ya está satisfecho, irremediablemente terminarás comiendo de más y esos excesos irán a parar a tu cintura, caderas y piernas. Date tiempo. Separa tu hora de comida y disfrútala con calma.

Practicar el snacking

Es el mal hábito de comer snacks (papas, cacahuates, palomitas, chocolates, galletas, etc.) de forma inconsciente. Estos productos están diseñados para que metas las mano al envase una y otra vez y cuando tomas consciencia de lo que estás haciendo es porque ya te los acabaste 🙁 error. Si comes de esa forma terminarás consumiendo un montón de calorías vacías que no te aportarán nada bueno y sí muchos kilos de exceso de grasa.

Levantarte en la noche a comer (eating night)

La noche se hizo para que tu cuerpo descanse y se repare. También para que tu sistema digestivo tenga una pausa. Si te levantas a comer por las noches nunca descansarás bien porque tu patrón de sueño se interrumpe. Te levantarás cansada y con más hambre.

La próxima vez que estés a media noche frente a tu refrigerador o alacena pregúntate: ¿de qué tengo hambre realmente? Si escuchas con atención seguramente sabrás que tienes hambre de todo menos de comida. Atención, reconocimiento, diversión, conexión emocional, suelen ser los alimentos que necesitamos para descansar plácidamente.

Saltarte alguna comida

Si dejas de desayunar, comer o cenar por “falta de tiempo”, no estás estableciendo bien tus prioridades. No puedes rendir igual en el trabajo, en la escuela o en tu empresa si no le das combustible de buena calidad a la máquina. Si sales a toda prisa de la casa sin desayunar y llegas a las 3:00 pm sin nada en el estómago, literalmente vas a “tragar” lo primero que te pongan enfrente.

El hambre es una sensación horrible que apaga el pensamiento crítico y te hace cometer los peores malos hábitos en la próxima comida: comer en exceso, comer aprisa, comer alimentos altamente calóricos y no tomar suficiente agua. Planea tu día y dale la importancia que se merece a tu buena alimentación. Tu cuerpo te lo agradecerá y responderá de forma increíble al buen cuidado que le des.

Si necesitas motivación para hacer tiempo para ti, lee este artículo: Encontrando Tiempo Para ti – Guía Para Mujeres.

Cenar tarde y en exceso

Todas tenemos días ajetreados. Llegamos tarde a casa y hambrientas. Uno de los perores malos hábitos que mucha gente tiene, es hacer cenas copiosas y repletas de carbohidratos y grasas. Esa energía no la puedes quemar durmiendo, por lo que irremediablemente se almacenará en tu cuerpo en los depósitos de grasa de tus músculos.

Recuerda el sabio consejo: “desayuna como rey, come como príncipe y cena como mendigo…” Invierte la formula y come poquito y temprano en la cena.

Para ayudarte a cenar mejor, lee este artículo: Una Buena Cena Un Buen Descanso.

No dormir lo suficiente

Este es otro de los malos hábitos que está relacionado con el anterior. Una cena abundante te hará descansar mal. El problema de no dormir suficiente y tener un sueño de buena calidad es que perderás la habilidad de controlar el hambre.

Cuando te desvelas o pasas mala noche, se despierta tu apetito feroz que quiere comer azúcares y grasas. Además, las hormonas que se liberan mientras duermes no podrán hacerlo, con lo cual, tu capacidad de convertir grasa en energía se verá afectada. Descansa lo suficiente, ve a la cama temprano y desconéctate de la tecnología a una hora prudente. Es difícil lo sé, pero hay que hacerlo aunque nuestra cabeza no quiera.

Aquí hay muy buenos consejos para Dormir Bien.

No tomar suficiente agua

El único líquido que necesitamos para vivir es el agua. No refrescos. No cerveza. No jugos envasados o café. Agua es lo que tus células reclaman. Somos 65% de agua. Para estar en balance necesitas hacer el hábito de beber agua natural y eso solo se construye bebiendo agua todos los días, al menos 8 vasos. Pero, lo ideal son 3 litros.

Estar mucho tiempo sentada

Estar sentadas mucho tiempo hace que nuestros músculos se atrofien y los huesos se debiliten. También produce que la grasa se acumule y que haga su aparición la odiosa celulitis. ¡Ash! Muévete. Es lo que tus músculos te gritan. Tu cuerpo es feliz en movimiento, no se lo niegues. El ejercicio es parte fundamental de la ecuación para estar saludable y en balance. Muévete más.

Comer fuera de casa con mucha frecuencia

Los restauranteros no van a cuidar tu salud y tu peso. La comida fuera de tu casa es un negocio y como tal, los empresarios de la comida buscan ingredientes, formas de preparación de la comida que conquisten tu gusto al menor precio. Su objetivo no es que comas sano, ni que te nutras con los ingredientes de la mejor calidad. Salvo raras excepciones porque existen muy buenos restaurantes, pero para la desgracia de nosotras las amantes de la alimentación sana, son excepcionales.

Haz el buen hábito de comer alimentos caseros. Hechos con ingredientes de la mejor calidad y súper nutritivos. Asegúrate de no cocinar con aceites ni con knor suiza, si no saber qué es, descúbrelo aquí: Glutamato Monosódico (GMS).

No comer suficientes verduras y frutas

Dejé el peor del “Top 10” de los malos hábitos para el final. No comer suficientes verduras puede acortar tu vida brutalmente. Las verduras y frutas son alimentos indispensables dentro de la alimentación saludable. Están repletos de nutrientes y fibra, necesarios para que tu cuerpo funcione a la perfección.

El problema es que la gente en lugar de aumentar su consumo de verduras y frutas enteras, cada vez más consume menos. Lo peor es que está aumentando el consumo de carne, lácteos grasosos, harinas refinadas, aceites corrientes, azúcar y grasas poco amigables para el corazón.

Si aumentaras tu consumo de frutas y verduras entre 7 y 10 raciones al día, podrías reducir la incidencia de sobrepeso, la diabetes, cáncer y enfermedades de las arterias y del corazón. El problema es que a mucha gente no le gustan las verduras o no las sabe preparar para que sepan ricas. Es un reto, pero si aumentas el consumo de verduras y frutas enteras, puedes aumentar tu esperanza de vida y ser una persona delgada y en forma. Bien vale el esfuerzo de construir este buen hábito, ¿no es así?

Una de las formas más ricas y sencillas de aumentar el consumo de frutas y verduras es prepararte batidos verdes. Da click en el siguiente enlace para conocer por qué los batidos verdes te ayudan a perder peso y a estar saludable: Batidos Verdes.

¡Los BUENOS HÁBITOS son tan adictivos como los MALOS HÁBITOS pero son más beneficiosos!

¿Cómo reemplazar mis malos hábitos?

Ahora que hemos hablado largo y tendido del “Top 10” de los malos hábitos, es momento de que tomes una decisión. Si realmente tienes ese ferviente deseo de transformar tu salud, comprométete a cambiar tus malos hábitos ya. No el próximo lunes o el próximo año. Empieza hoy tomando la decisión y una pequeña acción que te ponga en movimiento hacia una vida más saludable.

 

A continuación, te doy 5 tips y recomendaciones para ayudarte a dar tus primeros pasos de tu gran transformación de salud y bienestar:

 

1. Elige 1, 2 o máximo 3 malos hábitos

Elige algunos malos hábitos, pero no muchos, que sepas que más te perjudican y trabaja en ellos durante los próximos 30 días. Descubre en el siguiente artículo cómo trabajar en ellos: Cómo cambiar un hábito en 30 días. Es posible que tengas otros malos hábitos que no estén en la lista. Así que sé honesta y reconócelos.

 

2. Sé impecable con tu lenguaje

Crea un comportamiento opuesto y positivo respecto de tus malos hábitos en lugar de solo evitar el mal hábito. Enfócate en lo que sí quieres y no en lo que no quieres.

Ejemplos:

a) Dejar de tomar refresco (gaseosas) ==> Beber 2 a 3 litros de agua natural.

b) Dejar de comer comida chatarra ==> Comer y disfrutar mínimo 5 raciones de frutas y verduras al día.

c) Dejar de atascarme de comida y comer aprisa ==> Masticar perfectamente los alimentos y respirar profundamente después de cada bocado.

 

3. Recompensa y celebración

Cada que te portes “bien” respecto a tus nuevos hábitos celébralo y recompénsate.

Elige cosas que te hagan sentir bien. Pero por favor, si estás batallando con tu forma de comer, no pienses en cosas relacionadas con comida. Piensa en cosas como baño de burbujas, masajes, buena música, conectarte emocionalmente con alguien… ¿Ok?

 

4. Sé paciente contigo

Recuerda que te llevó años cimentar tus malos hábitos. ¿De dónde sacas la idea de que en unos pocos días puedes erradicarlos del todo? La clave está en trabajar todos los días en formar un nuevo hábito hasta que se vuelva fuerte y se quede permanentemente contigo.

 

5. Haz que tu entorno te ayude

Si quieres bajar de peso no tengas tentaciones en tu cocina, por ejemplo. Si estás buscando hacer más ejercicio, no te enganches con una nueva serie de televisión. Si quieres beber más agua, pon alarmas en tu teléfono para recordártelo en lugar de tener un six de cervezas en el refri. “Ayúdate que yo te ayudaré”… dice un dicho por ahí…

 

Deseo que estas recomendaciones te ayuden a cambiar tus malos hábitos y en especial, espero haberte despertado el interés de convertirte en una persona más sana y más plena en todas las áreas de tu vida. Los buenos hábitos son las piezas del engranaje que hará que toda tu vida funcione como tú quieres. El poder de cambiar tus malos hábitos está dentro de ti. Ejerce ese poder.

¿Quieres volverte una mujer más saludable? Conoce mi libro “Diosas en el espejo”. Es un manual para vivir imperfecta, feliz y sana después de los 40. Echa un vistazo al libro en el siguiente enlace.

Con cariño,

 

Diana Alva es Health Coach, Entrenadora, Conferencista, Escritora y apasionada en ayudar a las mujeres maduras a liberarse del miedo a envejecer a través de sanar su relación con el espejo. Al aplicar los tres sencillos pasos de su libro “Diosas en el espejo”: 1. Reconecta, 2. Remueve y 3. Rejuvenece, puedes sentirte fabulosa y verte radiante a cualquier edad. Envejecer no debería ser visto como un proceso decadente, sino como un privilegio que no todas tienen la suerte de vivir. Conoce el libro “Diosas en el espejo” aquí:

Sé sociable comenta

Sé sociable comenta

Pin It on Pinterest

Share This

¡Compartir es sexy!

Comparte este post con tus amigas