Sabemos que el trabajo de una mujer nunca se acaba. En cuanto terminamos de lavar todos los trastes aparece otro en el fregadero. Es como si los trastes sucios se reprodujeran como conejos. No solo me refiero al trabajo de la casa. En nuestro trabajo profesional es difícil dejar en blanco el “to do list”.

  • Un día de trabajo agitado, combinado con tratar de poner atención en otras áreas de nuestra vida puede conducir a que nos sintamos agobiadas. Tratar de hacer que todos los platos giren al mismo tiempo es agotador. Cuando me siento así, mi primer deseo es decir “paren el mundo que me quiero bajar”.
  • Con los hijos, la familia, el trabajo, las tareas y las muchas responsabilidades que tenemos que cumplir todos los días, nunca parece haber tiempo suficiente para satisfacer nuestras propias necesidades o deseos.

Reflexiona acerca de estas preguntas

  • ¿Hace cuánto tiempo que no te haces pedicure y manicure?
  • ¿Cuándo fue la última vez que saliste sola y disfrutaste esa salida?
  • ¿Qué tan conectada estás con las señales que te manda tu cuerpo?
  • ¿Tienes alguna enfermedad, achaque o malestar?
  • ¿Alguna área de tu vida está desbalanceada?
  • ¿Estás a gusto con la forma en la que luce tu cuerpo?
  • ¿Haces alguna actividad física regular?
  • ¿Preparas comida sabrosa y nutritiva?

Responder estas preguntas nos da unas pistas acerca de la calidad del cuidado que dedicamos a nosotras mismas. Lamentablemente, la respuesta más frecuente cuando preguntamos por qué no te atiendes como es necesario es: NO TENGO TIEMPO. En la etapa reproductiva las mujeres generalmente estamos enfocadas en cuidar de la familia y tratando de sobresalir en nuestra profesión o generando dinero. Es una etapa de la vida en la que nos dedicamos poco tiempo y atención a nosotras mismas.

Esto puede generar un estado de cansancio o desgaste físico y mental. En ocasiones la cosa se pone seria y podemos llegar a experimentar cuadros de estrés, ansiedad e incluso depresión. Esta situación no solo nos afecta físicamente. A nivel espiritual hay una desconexión de nuestra Diosa interior. Esa divinidad que nos permite conectarnos con algo más grande de lo que nosotras somos. A veces nos damos cuenta de que necesitamos atendernos cuando tenemos un “achaque” o enfermedad. Otras veces esa falta de autocuidado puede manifestarse con una actitud hostil con nuestra pareja o personas cercanas. Definitivamente, el mundo es un espejo de cómo nos estamos sintiendo por dentro. Si nos sentimos mal con nosotras mismas, afuera vemos obscuridad.

¡Hay que hacer algo al respecto!

Cada una de nosotras somos diferentes y necesitamos cosas distintas para estar en balance y en paz con la vida. Pero hay un ingrediente común que todas las mujeres necesitamos para recuperarnos. Se trata de ENCONTRAR TIEMPO en nuestra ajetreada vida para atendernos, amarnos y cuidarnos. A continuación, voy a sugerirte algunas ideas para encontrar ese tiempo para ti. Las soluciones que voy a mencionar no son las únicas, pero son un buen punto de partida para que encuentres tu propio camino de autocuidado.

  • Aprovecha cada momento

Desperdiciamos mucho tiempo haciendo colas, esperando a alguien, trasportándonos en el auto, etcétera. El tiempo es muy valioso, en especial cuando nos estamos volviendo mayores, por eso debemos aprovechar cada instante. Si de todos modos vas a pasar ese tiempo esperando, ¿por qué no hacer que sea más productivo? Escuchar un podcast, leer un libro, meditar, escuchar música para relajarte o planear tus compras y menús, puede ser más productivo.

  • Agenda tiempo para ti y respétalo

Una vez a la semana, por lo menos, tómate el tiempo para hacer las cosas que te gusta hacer sola. Para hacer esto necesitas aprender a decir NO a las personas que están en tu vida, o aprender a delegar tus deberes a otra persona (principalmente hablo del cuidado de niños y los deberes de la casa). Esto te permitirá tener un tiempo precioso para hacer lo que quieras. Necesitamos tiempo para ir a tomar un café y escribir cosas acerca de ti, ir a caminar al parque, e incluso desaparecer en alguna parte de tu casa para mirar fotografías, sin que nadie te moleste. Cualquier cosa que puedas hacer para pasar tiempo contigo, te ayudará a sentirte refrescada y entusiasmada con la vida. Eso de ninguna manera es egoísta. Es un acto de amor.

  • Haz una cita contigo misma

Esto puede ser simplemente una extensión de la propuesta anterior donde haces espacio para ti, pero la diferencia es salir de casa tú sola. Muchas mujeres no salen sin su familia y aunque la familia es muy importante, la vida tiene muchas facetas que no se relacionan del todo con nuestros seres amados. Una vez al mes, cuando menos, sal a disfrutar de la vida, esto puede significar hacer cualquier cosa que desees, como ir de compras, un día de spa, ir a una conferencia, o incluso pasar el tiempo con tus amigas para ponerte al día en sus vidas. Estas son solo algunas ideas. El punto es hacer una salida para disfrutar cosas que te nutren y te hacen feliz.

  • Aprende a decir NO

NO, quiere decir establecer límites y decir lo que es posible hacer para ti. Esto puede significar tener que decir que NO a algunas cosas, y eso a ciertas personas les puede chocar. Toma en cuenta que, si toda tu vida has estado cuidando de todos menos de ti, hay gente que va a protestar cuando traslades el foco de la atención a ti misma. Pero teniendo en cuenta cuánto importa tu bienestar, pasar por este momento difícil puede ser muy valioso para ti a largo plazo.

  • Organizarte es la clave

Este es uno de los mejores consejos para ganar tiempo para ti. Planificar tu día y tu semana, puede hacer la diferencia respecto a tu tiempo. Hacer listas de compras, lista de tareas y pendientes, planear las comidas, cocinar un día para toda la semana, etcétera, te abrirá espacios en tu día. Evitarás el desperdicio de tiempo yendo cada rato al supermercado o pensando qué hacer de comer hoy. La organización puede ser la clave para encontrar tiempo para ti. Un consejo importante es que una vez que hayas hecho tiempo para ti, no lo ocupes en otra cosa diferente al propósito de atenderte y cuidarte. Estamos tan acostumbradas a entregarnos a los demás, que no hacerlo nos hace sentir culpables o simplemente no sabemos cómo usar ese tiempo. En los momentos que hayas encontrado para ti solo dedícate a conectarte con tu Diosa y a ser feliz. Cuanto más practiques esto, más te gustará disfrutar estos momentos. Se podría pensar que estos consejos sobre la búsqueda de tiempo para “ti” son obvios. Sin embargo, hacer las cosas es diferente a pensarlas. Un estudio del Reino Unido de 2014 que estudiaba a las madres trabajadoras reveló que el 51% de ellas pasaron semanas sin relajarse y sin atenderse a sí mismas.

  • La reflexión final

Una respuesta que me pone los pelos de punta fue que casi el 75% de las 2,000 mujeres encuestadas sentían que vivieron toda su vida para otras personas. ¡Qué fuerte! Algunas mujeres han sabido cómo equilibrar su vida, pero desafortunadamente no todas tienen la suerte de contar con este apoyo. Por esa razón, espero que esta lectura te haya ayudado a darte cuenta que tu Diosa interior te extraña y necesita que la atiendas. Cuando salgas a caminar, echa un vistazo al mundo que te rodea. Vivimos en un mundo hermoso, puedes ver la abundancia y la belleza en una flor o en una sonrisa en la cara de otra persona. Todo está ahí para nosotras, esperando a que lo descubramos. Ahora ve a buscarte un poco de tiempo para ti y comparte esta lectura con tus amigas!

 

 

Envíale este artículo a alguna amiga que lo necesite, o compartelo en tus redes sociales. De esa manera podemos hacer más fuerte el círculo de mujeres que pertenecen a la comunidad de las DIOSAS EN EL ESPEJO® y apoyarnos todas.
Algunos recursos adicionales que pueden servirte para darte auto-cuidado se encuentran en el siguiente enlace: RECURSOS GRATIS.

 

Fundadora de la comunidad “Diosas en el espejo”

 

Diana Alva es Health Coach, Entrenadora, Conferencista, Escritora y apasionada en ayudar a las mujeres maduras a liberarse del miedo a envejecer a través de sanar su relación con el espejo. Al aplicar los tres sencillos pasos de su libro “Diosas en el espejo”: 1. Reconecta, 2. Remueve y 3. Rejuvenece, puedes sentirte fabulosa y verte radiante a cualquier edad. Envejecer no debería ser visto como un proceso decadente, sino como un privilegio que no todas tienen la suerte de vivir. Conoce el libro “Diosas en el espejo” aquí:

Sé sociable comenta

Sé sociable comenta

Pin It on Pinterest

Share This

¡Compartir es sexy!

Comparte este post con tus amigas